viernes, 24 de junio de 2011

Esperar




¨Cuando menos lo esperamos, la vida nos coloca delante un desafío que pone a prueba nuestro coraje y nuestra voluntad de cambio.¨ P. Coelho


A vos, que estás del otro lado, que crees ser celíaco/a, que podés serlo, como no. Primero quiero decirte que yo no soy médica, soy una persona que tiene celiaquía y escribe como es la vida desde que lo soy. Segundo , antes de pensar en si sos o no celíaco, tenés que consultar a un médico y hacer los estudios pertinentes.
Si los estudios te diagnostican que lo sos, no sos él/la único/a, somos varios, pero puedo leer tu mente y seguro deberas estar pensando que no te importa, y te entiendo.
Yo no estoy en tu lugar, no sé lo que te pasa, pero si estuve frente a ese diagnóstico y ojalá, modestia aparte, hubiera encontrado algún lugar, blog, grupo de facebook, de ayuda para entender un poco más y sentirme acompañada, que luego de años lo encontré.
A todos las cosas nos pasan de diferente forma, todos vivimos la vida de diferente manera, lo que para mí puede ser super importante para otro no, o si.
Solo quiero explicarte y ayudarte con estas palabras a entender un poco mejor las cosas, acompañarte en el camino del no saber todavía y que si no sucede mejor, pero si sucede no estás solo, acá estoy.
El camino no es fácil pero tampoco imposible, depende de toda la voluntad que uno le ponga y la ayuda de los demás, y quien mejor que yo, para entenderte.

No hay que pensar de más ni pensar en cosas malas, hay que esperar, y mientras esperas saber que no estás solo/a, que del otro lado hay muchas personas que ya están pensando en como ayudarte ( en el caso que seas celíaco/a) como acompañarte en esta nueva forma de vivir.

No se termina el mundo, cambia.

Y los cambios son para mejor siempre, y vos lo sabés, y vos también sabés que a veces las cosas no son como queremos pero no por eso uno se va a dar por vencido, quiero con todo esto que escribo ayudar, y hacerte ver las cosas de otro lado, siempre todo tiene algo bueno y algo malo pero podemos convertir eso malo en que sea definitivamente bueno.

Hay que saber esperar, y mientras esperas yo desde este lado estoy esperando con vos.

Esto que escribo es para vos, para él, para ella, para él que sea, pero principalmente es para mi amado sobrino que está esperando, para que sepa que su espera es la mía y que no está solo, que yo siempre estoy y estaré a su lado.

1 comentario:

Emilsis Feliz dijo...

Hola, no sufro tu enfermedad pero me has conmovido a sentirme mejor con lo que la vida me ha puesto enfrente. Gracias por tu sinceridad, creo que es lo bello de tu blog.