lunes, 15 de noviembre de 2010

Ser celíaco, no apto tímidos ni vergonzosos


Y es así amigos, si sos celíaco/a, a comprarse un carácter. Como para ponerle un poco de humor, ya habrás notado amigo/a celíaco/a, que no queda otra más que ser insistente y preguntón, y hasta que te tilden de molesto, si se quiere, pero es preferible pasar por rompe p... que descuidar tu salud no? , pensálo.
El salir a comer fuera de tu casa puede ser más que un problema, un gran momento de stress, pero no debe de ser así, no dejes de salir, no dejes de hacer lo que te gusta.
Parece fácil para algunos, pero es entendible, hay personas y me incluyo entre este grupo, a las que les da verguenza empezar a preguntarle al mozo como se prepara una comida, o avisarle que la comida debe ser grille y no debe mezclarse nada con harinas...
He aqui unos consejos, que me fueron útiles y lo siguen siendo, siempre con el toque Maldito Gluten.
Un mediodía mis compañeros deciden ir a comer a una de estas parrillas topísimas, yo pensé, que no iba a tener problema, parrilla= pollo asado, bife, etc...
Situación:
Lety: que tal, quiero una pechuga de pollo con ensalada
Mozo: las pechugas, bifes, churrasquitos vienen con una guarnción de ensalada Caesar ( léase, lechuga, croutons, queso y salsa)
Lety: ah, y en vez de la ensalada caesar no puede ser ensalada normal?
Mozo: no
Lety: con toda la mejor onda del mundiverso, le explico que soy celíaca que no puedo comer harinas, que no me sirve que le saque el pan a la ensalada ( porque me lo veía venir) le pido encarecidamente que entienda.
Mozo: en vez de la ensalada caesar te traigo otra entonces?
Lety: (ahhh, menos mal) Si por favor, rúcula y tomate

Al tiempo viene con el pollo y un bowl enorme de ensalada, mmm que momento.. la comí contenta pero con un poco de temor...
Moraleja: la joda me salio 50 pesos!!! sisisis, el divino del mozo jamás me dijo que la ensalada era aparte, pero bueno, volví a ir una vez más y compartí lo mismo con una amiga.
A mi no me agarran dos veces!!! Jaaaaa!!

Más allá de todo, el tema está en insistir, en preguntar, en informar, hacer conocer lo que tenemos, quizá al otro día fue una persona celíaca a comer ahí y el mozo algo sabía o no. Si yo hubiese preguntado más no me hubiese pasado pagar de más, que de última es lo de menos, porque fue esa sola vez, el problema fue mío, por no preguntar.
El tema está en que uno no deje de hacer su vida por esta condición, sino terminas encerrado en tu casa.
Este consejo, te lo doy a vos y a mi también!!

Hasta otra entrega de Ser celíaco!!! la próxima Heladerías!!!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buen consejo. Yo considero que no somos discapacitados como nos quieren hacer creer. Somos aquello que creemos que somos. Y yo no me creo una discapacitada por ser celíaca. Gracias!!! Raquel y sus besos malagueños!

Pikerita dijo...

Ja, ja.. dí que sí que hay que ser pesados.
Mi marido, cada vez que vamos al Mcdonalds donde nos ponen la hamburguesa sin el pan, siempre pregunta lo mismo... ¿no me haceis descuento por no comer pan?.. No consigue nada claro pero si lo oyen muchas veces a lo mejor algún día...