domingo, 13 de febrero de 2011

Se limitó la venta de helado para celíacos

La medida fue emitida por el Siprosa y tiene alcance provincial. La Asistencia al Celíaco de la Argentina quiere que se revea la norma. Ambas partes intentarán llegar a un acuerdo.

Hasta tanto no se llegue a un acuerdo entre la organización no gubernamental Asistencia al Celíaco de la Argentina (Acela) y el área de Bromatología del Siprosa, en la provincia no se podrán comercializar helados no envasados aptos para el consumo de enfermos celíacos, aun teniendo la certificación de que son alimentos libre de gluten de trigo, de avena, de cebada o de centeno (TACC).

La prohibición entró en vigencia a fines del año pasado luego de que la heladería "Blue Bell" iniciara los trámites para obtener el permiso de comercialización que debe otorgar el Siprosa, con lo que una situación anómala quedó al descubierto. "Hicimos analizar nuestros helados en la Universidad Nacional de La Plata y los 20 gustos más algunos agregados que enviamos fueron aprobados por estar 100% libres de TACC. Cuando nuestro trámite llegó al Siprosa, surgió que el resto de las heladerías de la ciudad que venden helados aptos para ese tipo de consumidor, comercializaban por peso y no envasados y etiquetados en origen, como marca la reglamentación vigente", explicó Susana Sadir, gerente de Comercialización de esa firma.

El Código Alimentario Argentino prohíbe de manera expresa "el fraccionamiento y expendio a granel o al detalle" de los productos que son considerados de régimen o dietéticos, entre los cuales se ubican los libres de TACC. Siguiendo esta reglamentación, un enfermo celíaco no podría elegir una variedad de gustos para consumir en pequeña cantidad, sino que debería comprar una cantidad mayor de helado preenvasado.

"Eso es algo que nos afecta y nos limita mucho a los celíacos, sobre todo a los de escasos recursos, porque comprar un helado envasado es mucho más costoso que comprarlo al peso. Hasta antes de la resolución de Bromatología, las heladerías como ’Grido’ o ’Freddo’ nos abrían un tacho nuevo a nuestra vista y con utensilios limpios nos servían el helado. Todos esos procedimientos fueron acordados por Acela a nivel nacional y nunca tuvimos problemas. Ahora esperamos llegar a un buen acuerdo con el Siprosa", expuso por su parte Silvia Fernández, coordinadora de la organización a nivel provincial.

"En nuestro caso abríamos un tacho nuevo por cada cliente celíaco y por cada gusto que pedía, limpiábamos muy bien los utensilios y se servía. Tenemos muchos clientes fijos que ahora se decepcionan cuando llegan porque no les podemos vender desde el 21 de diciembre del año pasado, cuando nos llegó la notificación", afirmó Pablo Sierra, encargado de la heladería Freddo, en Yerba Buena.

Sorpresa oficial
Al parecer, ese procedimiento de comercialización que se venía practicando por algunas cadenas de franquicias, que no está avalado por la la reglamentación nacional pero sí por la Acela, no había sido advertido con anterioridad por el Siprosa y todo salió a la luz luego del pedido de autorización de "Blue Bell".

El representante legal del área de Bromatología del Siprosa, Francisco Cejas, aseguró que el Código Alimentario es claro respecto de este tipo de alimentos y que por eso se procedió a prohibir la venta que no sea envasada. "Se advirtió que algunos locales no vendían helado fraccionado en fábrica y por eso se procedió a hacer cumplir la reglamentación, que busca exclusivamente cuidar la salud del celíaco y evitar la contaminación cruzada del alimento", precisó.

Lourdes Sosa, nutricionista de Acela, explicó que la contaminación cruzada se da cuando los alimentos entran en contacto con sustancias nocivas aunque sea en una mínima proporción, en este caso el gluten, y ponen en riesgo la salud del celíaco.

A pesar de que desde el Siprosa se informó que se había prohibido la venta al peso en todos los locales que mantenían esta práctica, LA GACETA constató que en dos firmas lo siguen haciendo y sus empleados afirmaron que nunca les llegó una notificación.

"Yo estoy completamente de acuerdo con que el Siprosa controle y haga respetar las reglamentaciones porque ese es el rol que le asigna la Ley Celíaca (Nº 26.588), por la que tanto se peleó; pero también es cierto que el celíaco debe gozar de la posibilidad de elegir el gusto que desee y comprar la cantidad que quiera. Lo que hay que hacer es ponerse de acuerdo y buscar soluciones equilibradas. Nosotros, por ejemplo, propusimos que el helado libre de TACC se guarde en una heladera especial y separada del resto, al igual que los utensilios que se utilizan para servirlo, pero estamos a la espera de respuestas y de que lleguen a un acuerdo el Siprosa y Acela", afirmó Sadir.

Por su parte, el abogado del Siprosa aseguró que se está intentando realizar jornadas de trabajo para analizar las condiciones de venta en la provincia y buscar soluciones para permitir un mayor acceso al consumo de este producto tan buscado por los celíacos.

Fuente: http://www.lagaceta.com.ar/nota/420960/Informaci%C3%B3n_General/Se-limito-venta-helado-para-celiacos.html